Preguntas Frecuentes

Las personas que quieren considerar o que por primera vez toman un tratamiento biomagnético suelen hacer las mismas preguntas acerca de esta joven terapia. Aquí encontrarás las más habituales


¿El biomagnetismo tiene evidencia científica?

Ciertamente hace falta investigar mucho para que las evidencias científicas convenzan a todos. Algunos se conforman con lo que hasta ahora se ha podido hacer. Otros necesitan más. A la mayoría les bastan las historias personales de personas que conocen y que reportan mejoría desde que tomaron un tratamiento biomagnético.

Esta terapia está a punto de cumplir 30 años. Si en lugar de morir y quedar en el olvido ha ido poco a poco creciendo y se sostiene en el tiempo (a pesar de las amenazas y de los charlatanes que la aplican sin mayor conocimiento) será porque algo tiene que funciona.

No hay una evidencia con cumpla con todo el rigor científico. De momento al parecer no interesa que la tenga. La verdad sea dicha.

En el 2009, el Dr. Isaac Goiz Durán, descubridor del biomagnetismo médico, puso su método a prueba en conjunto con el Dr. Raymond Hílu, médico especialista en medicina celular con sede en Marbella.

Más de doscientos pacientes de diferentes patologías certificadas con los respectivos documentos se trataron con el biomagnetismo. A todos ellos antes de la sesión se les extrajo una muestra sanguinea. Con ella se confirmaron varias de las patologías representadas pero en general presentaban problemas como: mala circulación, patógenos, sangre turbia con comportamiento anormal inmunológico, toxinas y más.

Después de una sola sesión biomagnética de 20 minutos, les fue extraida otra muestra de sangre y al observarla con el microscopio de campo oscuro (con la sangre viva, recién extraida) las muestras revelaron que el amontonamiento de las células había desaparecido o disminuído en buena medida. Las células podían observarse perfectamente separadas entre sí, moviéndose libremente, indicando más oxigenación y mejor circulación de la sangre. Además no se encontraron rastros de hongos o bacterias. Todo pareció haber mejorado dramáticamente excepto por la acumulación de toxinas. Éstas se veían más pequeñas, pero todavía eran visibles.

Los resultados demostraron que este tratamiento de muy corta duración mejoró sustancialmente los parámetros generales estudiados. El Dr. Hilo expresó que para algunos casos, un tratamiento alopático hubiese requerido la administración de seis medicamentos por siete meses para obtener los mismo beneficios.

¿Qué sentiré durante una sesión de biomagnetismo?

En general nada. Es muy poco probable que sienta el campo magnético de un imán sobre su cuerpo.

No obstante, en ocasiones pueden sentirse "cosas" que indican que el trabajo magnético está teniendo lugar. Cosas como ruidos digestivos (gorgoteo), pequeños tirones involuntarios en brazos y piernas, sensación de cosquilleo, aumento temporal de dolor (si se ha llegado a la consulta con un dolor en particular), calor, frío, relajación extrema (muchos directamente se echan una buena siesta), ansiedad, recuerdos y emociones espontáneas, entre lo más reportado.

Si se trabaja mucho la parte de los riñones, es habitual sentir unas imprescindibles ganas de orinar.

¿Qué sentiré despúes de una sesión de biomagnetismo?

Inmediatamente después de una sesión puede ocurrir una de estas tres cosas: una sensación de bienestar y energía vitalizante, un sensación de agotamiento y ganas de dormir, o no sentir nada en particular. Cada persona es diferente, y el proceso y evolución terapeutica también son diferentes en cada persona.

En los días posteriores puede sentir un alivio progresivo de los síntomas que le aquejan. O por el contrario, puede sentir en un momento puntual un asentamiento de los mismos. Esto es normal y no está indicando en ningún modo que la terapia haya hecho daño. Justamente todo lo contrario. Diarrea y vómito pueden aparecer, y llanto espontáneo también cuando lo que se ha trabajado más bien entra en el terreno emocional. El cuerpo se está reajustando energéticamente y evacuando deshechos tóxicos que le hacían daño.

A esta reacción se le llama crisis curativa aún con los malestares evidentes. Esto es algo que no podemos controlar y es imposible predecir si volverá a suceder o no.

Algunas personas pueden tener que orinar y evacuar con frecuencia y puede ocurrir que el olor en ambos desechos sea extremadamente penetrante. Síntomas como de fiebre, estornudos o tos también corresponden a este proceso depurativo.

Cuando esta reacción ocurre, dura un par de horas, cuando mucho tres días. En el peor escenario (extremadamente raro) hasta un mes.

Lo único que usted puede hacer para minimizar la intensidad de la desintoxicación es tomar suficiente agua y consumir alimentos nutritivos y ligeros.

De cualquier manera, son preferibles estos "efectos secundarios" a los que vienen escritos en cualquier prospecto de casi cualquier medicamento.

¿Es seguro durante el embarazo?

Si usted está embarazada es posible que el biomagnetismo pueda ayudarle a lidiar con los síntomas habituales. Si además de estar embarazada tiene otros padecimientos (como asma, diabetes, depresión, trastornos alimenticios, epilepsia, hipertensión, VIH, migrañas, obesidad o sobre peso, enfermedades de transmisión sexual, disfunción de la tiroides, fibromas uterinos, sólo por mencionar algunos) el biomagnetismo también puede ayudarle.

Tome en cuenta sin embargo que todos estos padecimientos por sí solos son factores de riesgo durante un embarazo. Para algunos biomagnetistas tiene más sentido aún tomar un tratamiento biomagnético con estas condiciones, ya que el beneficio de obtener un balance bioquímico se hace extensivo para el feto.

Un biomagnetista responsable sin embargo tendrá el cuidado de no trabajar demasiado la zona abdominal. El biomagnetista entrenado también en bioenergética es más seguro que otro que trabaje con biomagnetismo puro cuando se trata de guardar ciertos cuidados en mujeres embarazadas.

No existen estudios suficientes que puedan concluir tajantemente que el biomagnetismo es seguro en estos casos. Aunque algunos biomagnetistas prefieren no trabajar con mujeres embarazadas, otros con más experiencia en bioenergética pueden aplicarlo sin problemas. Infórmese sobre la experiencia y estudios del terapeuta que le atiende.

Por último, muchas mujeres que no logran quedar embarazadas han encontrado en el biomagnetismo una solución a este problema, porque logra eliminar los bloqueos energéticos que dificultan el proceso en alguna de sus fases.

¿Funciona en asuntos emocionales?

Las emociones también alteran la bioquímica interna en relación a la acidez o alcalinidad. Como justamente el biomagnetismo trabaja para nivelar este baremo entonces es también efectivo en estos casos.

Sin embargo la persona debe saber que ella por sí misma debe hacer un esfuerzo personal que acompañe al tratamiento biomagnético. De nada vale trabajar el equilibrio bioquímico si la persona continúa desbalanceándolo por no trabajar sus emociones.

Buscar tiempo para recrearse en una afición, hacer ejercicio y llevar algún acompañamiento psicológico son las principales recomendaciones que puede recibir por parte del terapeuta.

Es muy habitual que las personas acumulen padecimientos cuyo origen está en emociones que no se resolvieron años atrás, llegando incluso a los primeros años de vida o mientras estaban en el vientre materno. Cuando se trabajan estas emociones con los imanes, muchos reportan después que notaron que ya no estaban tan irritados, se sintieron más tranquilos y enfocados; que incluso las personas de sus círculos más cercanos también se comportaban diferente hacia ellos, con un espíritu más relajado, más colaborador, más comprensivo.

Es normal no saber relacionar padecimientos físicos con conflictos emocionales no resueltos del pasado. Pero un alto porcentaje de estos padecimientos efectivamente tienen este origen.

¿Esta terapia es costosa?

Si usted ha estado enfrentando un reto de salud por mucho tiempo, usted entiende que el costo del dolor y sufrimiento no es sólo económico, sino también emocional y afecta también a su familia, amigos y compañeros de trabajo. Las enfermedades crónicas causan enorme carga financiera en sus familias, amigos y la sociedad en conjunto.

El hecho es que el biomagnetismo es extremadamente económico especialmente cuando lo compara con el costo de estar continuamente enfermo y bajo los tratamientos farmacéuticos alópatas. La gente puede estar con medicamento por años gastando cientos de euros por mes.

La mayoría de los terapeutas de biomagnetismo generalmente tienen honorarios que están dentro del rango de precios comparable con otras terapias en su zona geográfica. Lo más habitual son honorarios que oscilan entre los 30 a 50 euros por sesión en España.

Tomando en consideración que el biomagnetismo es altamente efectivo, existe una gran posibilidad de que usted reduzca considerablemente el costo de su bienestar físico y emocional tomando un tratamiento con esta terapia. Después de ello bastarán sesiones de control cada tres o cuatro meses como tratamiento preventivo.

¿Puede garantizar una cura?

No. Aún cuando muchas personas reportan que sus enfermedades han quedado en el pasado despues de tomar un tratamiento con biomagnetismo, un biomagnetista responsable no puede nunca garantizarle una cura. Lo más que puede garantizarle es una considerable mejoría y alivio.

Aún así, las estadísticas apuntan que aproximadamente de cada cien personas que se tratan con biomagnetismo, un porcentaje que varia entre 1 y 2% no reporta mejoría ninguna.

Tome en cuenta que un tratamiento médico convencional tampoco es garantía de nada.

¿Puede alguien acompañarme?

Sí. Si usted se siente más cómodo de esa manera no hay ningún problema en que alguien le acompañe durante la sesión. Sin embargo debe tener en consideración que la concentración del terapeuta es importante, así que no lleve a nadie que no sepa estar en silencio durante toda la sesión.

Por otro lado, si usted de antemano sabe que sus problemas de salud tienen un fuerte vínculo emocional o sospecha que tienen una etiología (origen) en un trauma del pasado (una violación o maltrato por ejemplo), es preferible que acuda solo a la consulta si no desea que algunos datos personales muy íntimos se ventilen en medio de la sesión con las personas inadecuadas.

¿Qué tipo de instrumentos se utilizan?

Se utilizan imanes naturales permanentes en la mayoría de los casos (de ferrita, como los que se colocan en la nevera pero más potentes) o de neodimio revestido con una capa de niquel y cobre que son más fuertes que los imanes naturales. Todos los imanes se forran con cuero para conservarlos más y mejorar la sensación al contacto con la piel.

Otros materiales que se usan habitualmente son cinta para sujetar los imanes a la ropa y varillas metalicas para mantener algunos imanes separados cuando guardan cierta cercanía entre sí mientras están colocados en el cuerpo.

Para que tengan un valor terapeútico, la fuerza del campo magnético de estos imanes debe ser de mil gauss en adelante. Es un mito pensar que entre más gauss tiene el imán mejor trabajo biomagnético se consigue.

¿Es seguro combinado con la quimioterapia?

No. Una persona que está en tratamiento con quimioterapia, se ha sometido a ella en el pasado o está próxima a recibirla no debe tomar un tratamiento biomagnético directamente. Esto es debido a que uno de los efectos del biomagnetismo es que imprimen en las células una propiedad de alta permeabilidad de su membrana celular, con lo cual toda la inyección tóxica de la quimioterapia consigue un efecto bastante más devastador en la persona que se ha sometido a una sesión de biomagnetismo antes o después de la quimioterapia.

No exite un lapso seguro de tiempo para recibir biomagnetismo después de un tratamiento con quimioterapia. El terapeuta experto en bioenergética puede determinar si es o no seguro según cada caso.

¿Es doloroso o peligroso?

No. Ya hemos mencionado que el biomagnetismo es seguro, al menos que esté involucrado en un tratamiento de quimioterapia.

Si usted alguna vez ha sostenido un imán en sus manos, usted sabe que está sosteniendo una fuente de energía que realmente no provoca ninguna sensación, a menos que lo acerque a otro imán o a un material metálico.

Los imanes no causan dolor. Si lo causaran, no serían tan populares entre los niños que les fascina jugar con imanes.

Algunas personas con tumores pueden sentir un poco de molestia en el área del tumor, pero usualmente sólo dura unos cuantos minutos. Para cuando la sesión ha terminado el dolor ya se ha ido.

¿El biomagnetismo es efectivo en niños?

Sí. Los principios y procedimientos biomagnéticos son exactamente iguales para todos. La única dificultad estriba en que a los niños les cuesta mucho trabajo mantenerse quietos por un tiempo prolongado. Si esto no es posible, hay otras formas igual de efectivas para tratarles con la ayuda de sus padres.

¿Interfiere con implantes quirúrgicos metálicos?

El biomagnetismo es seguro para aquellas personas con implantes quirúrgicos metálicos. Los metales que se utilizan para implantes quirúrgicos no son ferrosos; lo que quiere decir que estos metales no tiene reacción al magnetismo.

¿El biomagnetismo compromete mi intimidad y pudor?

Algunos se avergüenzan por su situación (ej. enfermedades de transmisión sexual o disfunciones), se intimidan en quitarse la ropa y/o no les gusta que los toquen.

La buena noticia es que el biomagnetismo no es invasivo. Usted permanece vestido, incluyendo los zapatos y los imanes se colocan sobre la ropa. Para poder hacer el rastreo energético sólo se sostienen los pies y el contacto es limitado.

Además, si usted se avergüenza de algo y no quiere compartirlo, no lo tiene que hacer. No necesitamos saber ningún secreto o información personal. Esto no limita o impide que podamos tratarle y tampoco tiene efectos desfavorables en la mejoría o recuperación de su salud.

Algunas personas tienen miedo de que les digan que hay algo mal. Si este es el caso, entonces pídale a su terapeuta que no le diga nada. De cualquier manera, un buen biomagnetista no le dirá por ejemplo que es probable que su cuerpo presente algún fenómeno tumoral aunque su rastreo pueda indicar que sí. Tampoco comentará los resultados del rastreo con nadie. La ética y los cánones deontológicos también son parte de nuestro quehacer terapeutico.

¿Cuántas sesiones necesito recibir para sentirme mejor?

La pregunta del millón porque todos quieren saber lo mismo. Asi como no hay un enfermo igual que el otro (aunque tengan la misma enfermedad) tampoco hay un número de sesiones fijo para tal cual enfermedad.

La experiencia terapeutica de miles de biomagnetistas indica que, en general y en promedio, se necesitan de tres a cuatro sesiones de biomagnetismo para consolidar una mejoría.

¿Puede el biomagnetismo ayudarme si no tengo problemas?

La mayoría de las personas no esperan un ataque al corazón o embolia a pesar de que periódicamente visitan a su médico. Las personas con infección de transmisión sexual, por ejemplo Clamidia, a menudo no tienen síntomas. Algunos ni siquiera saben que están viviendo con tumores, quistes, pólipos u otras cosas hasta que se hacen una revisión médica cuando la sintomatología llega a ser evidente.

Lo cierto es que sí. El biomagnetismo cuando se usa de manera preventiva es tan eficaz como cuando usted se hace habituales chequeos médicos.

Un chequeo generalmente sirve para prevenir. La ventaja de usar el biomagnetismo es que no se extrae nada de su cuerpo ni tiene que esperar por los resultados.

¿El biomagnetismo sustituye el diagnóstico y consejo médico?

No. Aunque el biomagnetismo es eficaz para aliviar síntomas e incluso llegar a un diagnóstico, no es de su interés que usted deje de ir al médico, quien es el único que puede monitorear y dar seguimiento a su salud, sobretodo en caso esté tomando medicamentos importantes. Sólo él puede cambiar, reducir, aumentar o elimiar las dosis de los medicamentos que usted toma.

El biomagnetismo es sólo una alternativa complementaria que las personas son libres de elegir, como cuando usted decide si come patatas fritas o cocidas.

El biomagnetismo es una solución que ayuda a identificar los desequilibrios bioquímicos, aún cuando la persona se siente muy bien; por eso se sugiere para todas las personas, especialmente si usted se siente bien. 

¿El terapeuta biomagnetista prescribe medicamentos o suplementos?

A menos que su terapeuta de biomagnetismo también sea un médico alópata, este no recetará medicamentos debido a que no está legalmente autorizado para hacerlo.

Algunos terapeutas de biomagnetismo con estudios complemetarios pudieran sugerirle suplementos naturales u homeopatía para reforzar el tratamiento biomagnético.

¿Qué debo hacer después de una sesión?

Si los problemas de salud en su mayoría son el resultado de microorganismos patógenos, un terapeuta biomagnetista puede sugerirle que utilice un cepillo dental y rastrillo de afeitar nuevos después de una sesión. La razón evidentemente es que estos artículos pueden ser vehículos de recontagio o reinfección.

Si usted está en una relación íntima, también tiene sentido que su pareja o esposo se traten, aún cuando no tengan evidencia de cualquier enfermedad.

El cuidado de la salud debe ser integral para toda la familia. La calidad de vida óptima le pertenece a todos.

¿El método de rastreo y diagnóstico que utilizan los biomagnetistas es de fiar?

Esta es difícil. Si existe alguna parte de la rama del biomagnetismo que pudiera causar escepticismo, probablemente es ésta.

La respuesta probablemente vaya en funsión de qué tan abierta sea su mente. Si usted cree que todos somos uno, no dude tanto.

Si usted es de los que necesitan una respuesta más científica, que sepa que la física cuántica tardará un poco más en hacerse explicar en términos que todos podamos comprender. En principio, la razón del por qué la bioenergética funciona es porque el ácido desoxirribonucleico (ADN) es capaz de decodificar y obedecer a las preguntas y órdenes del terapeuta.

El ADN puede decodificar la intención y por eso un rastreo bioenergético se puede llevar a cabo en cualquier idioma, aún cuando el terapeuta y el receptor hablen diferentes idiomas.

A primera vista, la estrategia bioenergética se ve extraña, lo cual hace dudar a algunas personas sobre la eficacia y legitimidad de esta práctica. Sin embargo, las historias con éxito a través del tiempo demuestran que ésto de hecho funciona.

Y si a usted lo que le interesa es aliviar sus síntomas, qué más dá si cree o no en el método. El método funciona aunque usted no crea en él. Lo más que puede perder son 30 o 40 euros. Lo que puede ganar en cambio es lo realmente importante.